martes, enero 15, 2008

Sapitos para sortear la vida




Devorar la suerte con ancas y todo.
Eso dijo. Bueno, habló de los sapitos de la vida.

****

Suerte dicen unos cuando se parte a una meta desconocida.
Exitos, invoca el final de un proceso.

***
A menos sapos, más procesos.

***

Fotografía tomada en la Feria de los Deseos de Lidia Cortéz.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Odias cuando digo suerte, y realmente deseo suerte.

La suerte para que la felicidad te tope como casualidad constante.

Porque todas las casualidades son alegres, son suertes.

Berenjena dijo...

Oh!!!
Cuando amablemente me dices: suerte!. Te digo que no me digas así, sino: éxitos!!!
Prefiero confiar que lo haré bien, y porque alguna profesora me traumó. La suerte, asusta, implica 50, 50...
Por eso, recalco, deseame éxitos, siento un poquito de confianza en lo q hago...

Anónimo dijo...

Éxitos Berenjena, desde la suerte y los milagros que me dominan hasta el más terrenal de los esfuerzos solitarios. Desde las casualidades más obvias hasta aquellas que marcan tu vida desde la primera mirada. Desde el error del 02 al 20 de nota hasta la segunda oportunidad. Desde mi Dios hasta el más terrenal de mis pecados. Éxitos Berenjena.

chocla, la dijo...

ufffffff... Con miedo a caer mal en este vayven de mensajes femeninos, te escribo un deseo de buena suerte amigo mío.
Porque he visto que el brillo verdoso de los sapitos puede ser esperanzador. Y es que es un brillo parecido al de tus ojos cuando andas alicaído, un brillo que anuncia futuro... Todo lo malo pasa querido Manuel. Y siempre llega algo mejor...
energía,
Iris

Berenjena dijo...

Corresponde decir gracias e igualmente... pero estas palabras se dicen con tanta frecuencia que se ha olvidado su verdadera dimensión. Escribo entonces que me ha gustado el párrafo anterior, que los fracasos y los éxitos que marquen mis, tus próximos pasos sean los necesarios para ser mejor persona...